LA HISTORIA DE MEROPE Y TOM

[i:] Lee fan ficcions de todo tipo entre otros los de amor para las mentes más sensibles o slash. [/i:]
anaradaelli
Mensajes: 4
Registrado: 08 Sep 2011 02:50

LA HISTORIA DE MEROPE Y TOM

Mensajepor anaradaelli » 08 Sep 2011 02:53

decidí escribir lo que sucedió entre Tom Riddle y Merope Gaunt, sin deformar la versión del libro, solo especificando y detallando los sucesos que nos describió JK en los libros, respetando plenamente su linea argumental, espero que les guste


CAPITULO I
Amortentia


Al fin era libre, libre de hacer lo que quisiera. Ahí estaba Merope Gaunt, en la casucha miserable que compartía con su familia, a solo dos semana de que su padre y hermano fueran llevado a Azkaban, no es que no lo lamentara, pues después de todo eran su única familia, pero por otro lado no podía dejar de sentirse feliz y tranquila. Por una vez en toda su vida había pasado días sin ser atacada o agredida de alguna forma por su padre Marvolo, a causa de sus torpes manifestaciones de magia. Durante sus despejados días de soledad, se había dado a la tarea de reforzar la limpieza, ahora la desvencijada y pobre casa de los Gaunt, pondría pasar por un hogar decente y aceptable, había encendido la chimenea y aunque era evidente que la estructura de la casa era bastante irregular y extraña, la limpieza le había dado un toque ameno, todo se encontraba en su sitio bien dispuesto por primera en muchos años. No es que no intentara hacerlo con anterioridad pero se encontraba tan frecuentemente deprimida que era incapaz de hacer algo con entusiasmo, y el sentimiento de libertad que experimento inesperadamente despertó en ella una sensación de cambio. Durante los primeros días de la ausencia de Morfin y Marvolo se encontró algo triste y confusa, pero la soledad con el paso de los días le fue dando una esperanza a comenzar una vida diferente. El primer atisbo de animo la impulso a asear la sala que comprendía la mayor parte de la casa, e ir a recoger algunas flores silvestres por los linderos del bosque para colocarlas en algún jarrón, también poco a poco haciendo algunos intentos de magia logro resultados extraordinarios, después de todo no era una squib como siempre habría creído, mas bien había reprimido de alguna manera la magia que podía emanar de ella por traumas y complejos creados por su padre principalmente. Luego de experimentar algún tipo de magia para alimentarse con éxito, y asear la casa, se dedicaba a escuchar un poco de música de la antigua radio que poseía su hermano Morfin, había pasado los días distraída escuchando programas radiales, y haciendo uno que otro intento por leer para pasar el día unos viejos libros de hechizos que también eran de su hermano cuando iba a Hogwarts antes que lo expulsaran. El vestido gris harapiento que solía llevar, ahora lo había lavado, y a pesar de lucir raído, al menos tenia aspecto de limpio, la vieja estufa que solía estar mugrienta con alguna cacerola vieja oxidada sobre ella, se encontraba ahora pulcra, y una cacerola con aspecto de haber sido reparada mágicamente estaba sobre ella con la llama encendida bajo ella. Merope estaba esa tarde mirando por la ventana como muchas tardes acostumbraba a hacer, mirando a entornadamente hacia un mismo punto, tenia un espejo en la mano, y hacia unos segundos estaba contemplando su pálido reflejo ante el, definitivamente, no era muy agraciada, su ojo derecho tenia la mirada ligeramente desviada, lo cual la hacia lucir extraña, el cabello lacio parecía no tener gracia, y su tez era muy pálida. Estaba algo acomplejada, ahí mirando su reflejo en el espejo fijamente se preguntaba como con dieciocho años lucia tan desmejorada. Por supuesto la ausencia de sus opresores habían dado un poco de luz a la oscuridad donde se encontraba cernida. Sus pensamientos vagos fueron interrumpidos por el sonido inconfundible y que tan bien ella conocía de el galope, cerro un poco la ventana para no ser vista, estaba casi segura de que era Tom Riddle, aquel joven rico Muggle que vivía en la mansión aledaña al bosque del que era heredero, estaba demasiado avergonzada por la ultima vez que le vio, cuando Bob Ogden fue a buscar a Morfin por el ataque que había perpetrado contra el, y fue atacado con cuchillo en mano por Marvolo y Tom había presenciado toda la desgraciada escena, desde sus gritos desesperados, hasta el momento en que Ogden huía, y gracias a los cielos, pensó ella, había atinado a marcharse del lugar antes de que llegaran a apresar a su padre. Por la rendija que dejo de la ventana podía vislumbrar un poco el paisaje, y por supuesto a el Tom, quien como acostumbraba en ocasiones imprecisas paseaba por el bosque, y esta vez nuevamente acompañado de la que se decía era su prometida, una bella muchacha llamada Cecilia, una blanca chica de cabellos negros y labios rojos, tan hermosa como el mismo Tom Riddle, tan parecidos que podría haberse pensado que eran hermanos, todo Pequeño Hagglenton comentaba el compromiso de los jóvenes, rumores que Merope se permitió oír cuando iba de compras a la aldea, las pocas veces que su padre se lo ordenaba. No podía evitar sentir envidia al verla tan hermosa y resplandeciente sobre aquel caballo imponente y Junto a el, tan hermoso, que para Merope, que inevitablemente había desarrollado sentimientos por aquel joven era irremediablemente bello incluso tenia la convicción de la perfección de aquel muchacho que incluso llego a pensar, absurdamente, que el rostro le fue tallado por algún escultor, por las facciones tan delineadas que poseía, y Cecilia, su prometida le hacia pareja perfectamente.

Pudo vislumbrar que se bajaron del caballo… Tom primero, y luego se acerco al caballo de su prometida y la ayudo a bajarse, Merote veia como las manos y los fuertes brazos de Tom ayudaban a bajar a la chica de su caballo, y deseo, ansió fervecientemente, ser ella, estar en su lugar, atendida por ese caballero tan buen mozo. Caminaron lejos de la vista de la rendija por la que Merope les espiaba, pero aun así podía escucharlos caminar por el ruido de sus pasos y por la cercanía de sus voces.

- Tom, viste que quitaron la serpiente de la casa esa?- dijo cecilia refiriéndose a la Serpiente que había estado clavada en la puerta de entrada de casa de los Gaunt
- Si – dijo la vos del chico – me parece que ya ese Gaunt ni su hijo viven aquí
- ¿se fueron?, que buena noticia porque realmente…
- Shh – dijo la vos de Tom y bajo el tono Gradualmente, aunque eso no impidió que Merope le escuchara - creo que aun vive la hija de Gaunt, a ellos los detuvieron, ese día que estuvimos por aquí, lo se porque mi padre se entero, creo que `por desacato a la autoridad.., pero aun queda ella.
- ¿la pobre desgraciada que gritaba ese día? – Pregunto Cecilia – oh, realmente pobre chica, estar sola aquí en las inmediaciones de este solitario bosque, aunque dudo que su padre y hermano le fueran buena compañía, y dudo que en el pueblo pase por alguien mas, con ese aspecto! – Merope no pudo evitar cerrar los ojos con dolor ante las palabras de Cecilia.
- Si, no es muy agraciada que se diga.- admitió Tom – pero no hablemos de temas que realmente carecen de importancia querida…


Se escuchaba como las voces lentamente se iban alejando, Merope tenía la impresión de que se estaban alejando para pasear por el sendero, quizás a un lugar mas oscuro pensó triste y amargamente. Se asomo por la ventana a ver a donde se había ido la feliz pareja, pero solo pudo ver los caballos en los que habían montado minutos antes, ya estaba avanzada la tarde y comenzaban a asomarse aires de tormenta, Merope abrió la ventana de par en par para aumentar su capacidad visual, sin cautela alguna, una brisa le azoto el rostro y las carcajadas de la pareja que se acercaba la sobresalto y dio dos pasos atrás bruscamente para evitar ser vista y sin querer golpeo la pequeña mesa, que cumplía la función de comedor que estaba cerca de la ventana y un par de libros que había estado curioseando propiedad de Morfin cayeron estrepitosamente al suelo, la pareja escucho el ruido de la caída y sin poderlo evitar dijeron su mirada en la ventana abierta donde Merope se podía ver espantada, pero ni Tom ni Cecilia dijeron nada, solo comenzaron a caminar rápidamente para montar sus caballos porque gruesas gotas de lluvia comenzaban a caer, y la brisa provocaba que las hojas de los árboles crujieran con vigor. Y pudo ver como Tom la ayudaba galantemente a subir al caballo y luego se montaba el, y se alejaban sin poder evitar que la lluvia les mojase. Ella los veía alejarse y con un sentimiento de pesadumbre se dejo caer en el suelo sentada, cuando repentinamente otra fuerte ráfaga azoto las puertecillas de la ventana y la brisa provoco que uno de los libros pasara las hojas rápidamente, Merope se dispuso a tomarlos para colocarlos sobre la mesa y luego cerrar la ventana para que el agua no entrara a la casa, así que tomo el que estaba abierto, pero no pudo evitar leer el contenido del mismo puesto que la pagina en que se había abierto este tenia la imagen de una pareja de mago y bruja respectivamente con aspecto de estar enamorados, así mismo el titulo se leía claramente “Amortentia, para el amor???, Merope se levanto con el libro en mano y lo coloco sobre la mesa cuidando de no perder la pagina, y lucho contra el viento para cerrar la ventana.

Una vez cerrada la ventana, la habitación quedo casi a oscuras, por lo que la chica, busco en el aparador que estaba junto al estante donde habitualmente colocaba las ollas, una vela, y la encendió con el fogón que estaba encendido, aprovecho y lo apago pues el agua que estaba en la cacerola ya estaba hirviendo, se le había quitado el hambre de igual manera. Coloca la vela en un plato como base y la poso sobre la mesa del comedor para sentarse a leer, nunca había ido a Hogwarts, porque su padre la consideraba una squib, pero su madre antes de morir le había enseñado a leer y escribir, por supuesto sabia algo de magia de lo que veía de su hermano y padre, pero pocas veces la practico, ya que frecuentemente era torpe y causaba algún desastre, nunca había escuchado de una poción de amor, pero existía, ahí estaba la Amortentia, decía el texto;

Amortentia- Filtro de Amor. Moste Potente Potions

Un Experto Fabricante, que tenga a bien elaborar pócimas, puede provocar un profundo enamoramiento, pero aun así es imposible crear amor verdadero, la Amortentia por tanto no crea amor en si, sino que crea para su consumidor una obsesión muy poderosa. La persona que la consume toma una apariencia un tanto pálida y se vuelve obsesivo con el objeto de su afecto, claro esta las cantidades en que es suministrada también es relevante para que se produzca el grado de obsesión deseado, podemos decir que la Poción hace efecto instantáneamente, pero el tiempo en que tarda en hacer efecto depende y lo determina la cantidad Consumida, al igual que el grado obsesivo???

La chica siguió leyendo bajo el texto había una guia explicativa de las dosis consumidas y la reacción y síntoma


1 gota

Suficiente para crear el deseo pasional pero su efecto dura alrededor de 4 horas, los síntomas en el consumidor son leves.

1 Taza
Crea un estado de encaprichamiento Las emociones asociadas al encaprichamiento pueden ser extremadamente poderosas, llegando con frecuencia a ser irresistibles, los síntomas del consumidor son notorios y duran dependiendo de la contextura del individuo de 2 a 4 dias.

1 Litro
Crea un estado Obsesivo, inclusive se el consumidor se torna insoportable, suele asociar todos los aspectos de su vida y los sucesos diarios a el objeto de su encaprichamiento y obsesión, sus efectos pueden durar una semana, pero se considera peligroso que se suministre una cantidad tan alta de Amortentia en una sola dosis, puede ser peligroso para el mismo consumidor pues se vuelve tan irracional que no mide consecuencias para estar junto a la persona deseada, lo cual supondría un peligro según las circunstancias.

Las características de la amortentia son las siguientes;
 Tiene un brillo nacarado
 Su vapor asciende formando unos inconfundibles espirales
 Tiene un aroma diferente para quien lo huele, recordándoles las cosas que mas les atrae, incluso si esa persona no conoce la verdadera afición a dicho objeto

Advertencia; si se deja de suministrar la poción, los efectos van disminuyendo, hasta hacerse nulos, es necesario que se suministre con frecuencia según la dosis elegida.

Ingredientes:

1. ½ kilo de cera de abeja
2. Dos cucharadas rasas miel
3. ½ taza de Jarabe de Granadina
4. 4 Semillas de Amapola
5. Muerdago de abeto
6. Centidonea
7. Amanita muscaria
8. Raiz de giseng
9. Pizca de Canela
10. 3 litros de Agua de Manantial
11. pedazo de tela desinfectada


Preparación:

 Colocar los tres litros de agua de manantial en una caldero de peltre, y ponerla a fuego medio, por 10 minutos
 Bajar de fuego medio a fuego lento,
 Echar la cera de abeja y darle 3 vueltas en el sentido de las agujas del reloj y luego 3 a el lado contrario de las agujas del reloj para luego batir rápidamente por 10 segundos, (repetir este proceso 7 veces) la cera debe estar disuelta al terminar el proceso.
 Mezclar las 2 cucharadas rasas de miel con media taza de granadina y verterlas en el caldero
 Mientras se cocina a fuego lento mezcle el Muerdago de Abeto con centidonea luego apague el fuego y vierta la mezcla, deje reposar 24 horas para continuar con la preparación
 Tome la amanita de muscaria y machaque su tronco el jugo que vierta al ser machacada tómelo con un pedazo de tela desinfectada y exprímalo sobre la pócima, acto seguido prenda el fogón a fuego lento y cuente 1 minuto exacto, la pócima debe en este punto tener un brillo escarchado
 Tomar la Raíz de giseng y cortarla perfectamente en 7 pedazos iguales, para luego verterlo sobre la pócima, la cual los disolverá inmediatamente, es este punto su vapor debe ascender en forma de espiral y tener un color rosáceo
 Como toque final subir el fuego a su máxima temperatura y echar la pizca de canela y las semillas de amapola, dejas 30 segundos y apagar, la poción debe despedir un olor agradable el cual le recordara a lo que más le atrae.

Si quiere tener mas detalles de donde conseguir los ingredientes, en especial las plantas que son poco comunes, o como cultivarlas lea “Mil Hongos y Hierbas Mágicas???

Duración de preparación: 24 Horas y 25 minutos
anaradaelli
Mensajes: 4
Registrado: 08 Sep 2011 02:50

Mensajepor anaradaelli » 08 Sep 2011 02:55

Después de leer detenidamente, Merope tomo el libro y doblo la página que contenía la información de Amortentia, no sin antes echarle un vistazo al número de página, por las dudas, era la 31.
Ni en las mas locas de sus fantasías había pensado que fuese remotamente posible tener algo con Tom, Tom RIddle, aquel apuesto joven, que nunca en su vida le había dirigido la palabra pero por el cual sin embargo sentía como mariposas revoloteaban en su estomago. Tal vez era una señal que precisamente el libro se abriera en esa pagina, en la 31, la cual contenía toda la información sobre la poción signada con el numero 7. era la víspera de 17 de Mayo de 1925 , justamente Verano, aunque el invierno seguía cayendo copiosamente sobre la casa Gaunt, y ahí estaba Merope a oscuras, solo iluminada por la opaca luz de una vela de cera tendida en lo que era su cama, su lugar de descanso, no podía sacarse de la mente esa poción, esa poción que haría realidad sus sueños, y finalmente poder huir por completo de la triste vida que llevaba, porque deteniéndose a pensar, su padre y Morfin volverían, en unos años, pero volverían, y no quería seguir allá para cuando eso sucediera, quería una vida feliz, junto con Riddle, el hombre que deseaba profundamente, tenia que hacer algo y tomar una decisión ,.. lo mas pronto posible averiguaría donde conseguir todos los ingredientes para la pócima.

Pasaron varios días antes que Merope realmente se decidiera a salir de casa, no sabia por donde empezar, nunca había salido de su casa a mayor cosa que ir al pueblo a hacer compras, o recoger agua del pozo, y las pocas veces que fue a Londres fue con su Padre. La única familia de magos que conocía un poco, porque estaban emparentados con ellos por parte de madre, eran unos primos terceros que Vivian en la aldea propiamente, y muy pocas veces se acercaron a las afueras para visitarles, pues Marvolo solía ser poco hospitalario con sus visitas, y prefería que no se las hiciera, los Ward, eran una pareja madura, que no tuvieron hijos, su tía Madelva no era del agrado de su padre pues este consideraba que estaba un poco chiflada, pues creía en el arte de la adivinación con demasiado ahínco, y muchas veces era incoherente, Marvolo solía decir que hasta en el mundo de los Magos era de locos darle demasiado crédito a esas “patrañas???. Pero Merope creía que ella era la persona indicada para ayudarle a preparar la poción, así que decidió ir a casa de los Ward en una visita. Después de darse un breve baño, se coloco uno de sus raídos, pero ahora limpios vestidos, tomo una capa con capucha que poseía, color marrón y se la coloco, puesto que aunque no hacia frió en pleno Verano, y a pesar del torrencial que habia caído la noche anterior, que lo que hizo fue alborotar y aumentar el calor por esos días, no le gustaba que la observasen demasiado, solía sucederle que la miraban de manera extraña en la aldea, tal vez por su aspecto, tal vez por los rumores que se habían extendido en el pueblo sobre ellos y su capacidad de hablar con las serpientes, después de todo era una aldea donde la mayoría, por no decir todos, eran muggles, y según su conocimiento los únicos magos erradicados por la zona eran ellos y los Ward. No sabia como aparecerse, principalmente porque no estaba licenciada, y no estaba instruida al respecto, por lo tanto se vio en la obligación de caminar hasta el pueblo, el camino era estrecho y sucio bordeado por setos vivos altos El camino era encorvado y rocoso, inclinándose cuesta arriba la caminata para subir al valle era cansina, pero después de unos minutos había logrado ascender a la ladera, desde allí se erigía imponente la mansión de los Riddle, no podía evitar mirar hacia allá y dar un pequeño suspiro. Desde ese punto podía ver un pueblo, indudablemente el Pequeño Hangleton, acurrucado entre dos acantilados, su Iglesia y su cementerio claramente visibles. La pueblo estaba a una milla exactamente desde ese punto, hubiese podido tomar alguna carreta para transportarse, pero no tenia dinero Muggle consigo, así que hizo su camino andando, un camino rural, sin mucho que observar ni ver, hasta que entro en Pequeño Haglenton, eran alrededor de las 2 de la tarde, y en el pueblo había movimientos, en pleno verano los niños no iban a las escuelas y estaban correteando de un lado a otro, las calles con algunos transeúntes y carretas con sus respectivos caballos que iban y venían, ella se dirigía casi al centro del pueblo, debía pasar por la plazoleta llena de vendedores de frutos y hortalizas y personas muggles entreteniéndose con el chismorreo y las ocupaciones diarias, dos calles después de la plazoleta vivían sus parientes, paso sin mirar a un grupo de adolescentes que la miraban con curiosidad, pues era raro que estuviese enfundada por esa capa con semejante temperatura veraniega, pero las miradas se intensificarían si llegase a quitársela, y daría una razón mas para que hablaran de ella como solían hacerlo. Por lo tanto hizo caso omiso de las miradas curiosas que también le dirigieron las personas que estaban fueran del “El Ahorcado???, que era la taberna del pueblo, donde generalmente se reunían los lugareños cuando había un tema de cotilleo, lo único a lo que presto atención fue cuando paso junto al puesto donde vendían frutos, ahí estaba la Doncella de los Riddle y su Jardinero Frank Brice, parecían estar de compras, los reconocía, porque todos en el pueblo sabían quines trabajaban para los señores y los mas adinerados de la zona, y por supuesto ella lo sabia porque todo lo que tuviese que ver con ellos era de su interés, claro por Tom quien desde que le vio por primera vez quedo prendada. Trato de disminuir el paso a ver que lograba escuchar, tal vez se les escapara el nombre de Tom, lo que le arrancaria una sonrisa, porque el solo saber de el la ponía de buen humor, se detuvo junto a ellos con su capa que le tapaba a medias el rostro y hacia como que examinaba unas patatas, pudo ver que iban deprisa porque el cochero de los Riddle los esperaba del otro lado de la calle, y Frank llevaba varias bolsas, seguramente con los pedidos y encargos de los señores.
- Necesito que me des las manzanas mas Rojas y Jugosas que tengas Eddie – decía la doncella mientras sacaba de su bolsito unas monedas, por supuesto muggles, de oro.
- Es que hay fiesta en la mansión ¿? – pregunto Eddie, el señor regordete y de bigotes que les atendía, mientras buscaba entre su mercancía lo que le exigía la doncella
- Pues, tanto como fiesta no – dijo la doncella, evidentemente estaba ansiosa porque le preguntaran y poder jactarse de saber la noticia de primera mano, cualquiera que fuese, en cambio Frank parecía molesto y aburrido-
- ¿y entonces? – inquirió Eddie, sabiendo que la mujer quería que se le insistiese
- Pues hoy es la cena de compromiso del joven amo Tom, y su Prometida, la Señorita Cecilia… - soltó la mujer con aspecto de no darle importancia pero mirando evaluadoramente al hombre para ver su expresión, Merope al escuchar esto dejo caer una de las patatas que tenia en mano, lo que provoco que Eddie fijara su atención en ella
- Oye, chica sino vas a comprar márchate, tienes rato hurgando mi mercancía, y encima me la estropeas- le refunfuño el hombre, merope asintió nerviosa y tomando la patata del suelo temblorosamente la coloco en su sitio, y se dio la vuelta para marcharse mientras escuchaba que Frenk reñía a la doncella.
- Deberías ser más discreta mujer…
- Yo no le veo nada de indiscreto decir algo que igualmente será publico
- En este pueblo la gente es ociosa, definitivamente, se supone que los amos no son muy del agrado de los lugareños, por lo que se, ¿porque habría de importarles que se case o no el Joven?
- Ya deja lo amargado y huraño hombre – dijo la mujer exasperada tomando la bolsa que le entregaba Eddie, y entregándole las monedas – deberías ser menos huraño y venir a tomarte algo de vez en cuando al ahorcado, creo que ya te e invitado un par de veces y siempre te niegas ..- lo ultimo que escucho Merope fue un refunfuño del hombre llamado Frank, y vio como se apresuraba a llevar los paquetes a la carreta seguido de la Doncella. Ella en tanto se apresuro a llegar a su destino, con esa impactante noticia en revoloteando en su cabeza. Sabía que Tom tenía a su novia, y que se esperaba que en algún momento se casaran pero Tom solo tenía 18 años, igual que ella.
anaradaelli

Mensajes: 7
Registrado: Sab Sep 03, 2011 4:32 pm
anaradaelli
Mensajes: 4
Registrado: 08 Sep 2011 02:50

Mensajepor anaradaelli » 08 Sep 2011 02:55

Finalmente termino el camino, y se encontraba en una callejón sin salida, donde habían solo tres casas, la de en medio de las dos estaba abandonada, y destartalada, era evidente que no vivía nadie allí desde hacia años, la de el lado izquierdo era una caita de piedra ocupada por una madre soltera y sus tres niñas muggles, en ese momento se veía como la madre en la entrada guindaba alguna ropa que acaba de lavar. y en la casa que estaba justo pegada a la pared que cerraba la calle, estaba la casa de lo Ward, era una casa de piedra oscura, no tenia sino una ventana superior, parecía que a los Wart no les molestaba al ausencia de luz natural, era de piedra grisácea, toda una casa medieval, se veía como se erigía una segunda planta con una pequeña torrecilla, el techo parecía hecho de paja, unas escaleras daban paso a un diminuto portito, y enseguida estaba una pesada puerta negra, que tenia una aldaba que parecía estar mordida por la imagen de un dragón, la chica se acerco hasta la puerta y toco con la aldaba tres veces, la vecina que estaba a una casa de distancia la miraba con curiosidad, después de esperar lo que fue al menos un minuto, una ventanilla diminuta y corrediza que había sobre la puerta se abrió, y unos ojos amarillos y grandes se asomaron por el, eran indudablemente los ojos de Madelva.

Los ojos miraron fijamente los de Merope y luego de un instante se cerró la ventanilla y se escuchaba como abrían las aldabas interiores para dejarla pasar, al abrirse la puerta su pudo ver a una anciana delgada, que llevaba una túnica gris oscuro, el cabello blanco lo tenia trenzado, la barbilla la tenia fina, tenia dientes casi perfectos a pesar de la edad, tenia marcadas cejas negras, y dedos huesudos, en definitiva, si la quema de brujas siguiera en la víspera de 1925, sin duda Madelva seria candidata numero uno para ser quemada en la hoguera en la plaza de pequeño Haggleton, solo por su aspecto, y sin necesidad de hacer una visita a su casa, pues ella sencillamente era una bruja de pies a cabeza, desde la raíz de su ya encanecido cabello hasta la una del dedo gordo del pie, pero no era como los muggles creían que eran la brujas, era extraña por demás, hasta para un mago corriente, pero en líneas generales era una mujer buena, y agradable si se le conocía bien, la tía Madelva dio paso a la chica quien entro al salón de la casa el cual poseía una chimenea, la cual no ardía, pues no era necesario, tenia unos muebles antiguos de una madera oscura, con una mesita en medio del mismo material, en una esquina había una rueca, el la pared lateral a la entrada había un estante con diversos libros cubiertos en piel de dragón o cuero, la pared estaba lleno de cuadros, había uno especialmente grande que era el retrato de Madelva cuando era muy joven, y se le veía muy guapa, a pesar de no ser preciosa, era evidente por la pintura que Madelva fue una mujer atractiva.

- Querida Merope – dijo la anciana con su voz que era un tanto aguda, tal vez porque era un poco sorda de un oído
hablaba demasiado alto – que te trae por acá? – pregunto sentándose en el juego de sala, invitando a Merope a Sentarse también, la muchacha se quito la capa que traía puesta y la coloco sobre el mesón que había justo junto a la puerta, y se sentó frente a Madelva

- Hola Tía- saludo la muchacha, Merope tenia una voz liviana casi inaudible, pero eso se debía a que era tímida, pero sabia que con su tía era mas que necesario elevar la vos, no sabia como comenzar a hablar del tema que realmente le había impulsado a ir hasta allá, así que comenzó por contarle lo sucedido en su casa hacia unas semanas ya – bueno, no se si lo sepa- dijo la muchacha un tanto cabizbaja- pero a mi papa y a Morfin los han enviado a Azkaban – la anciana asintió

- Algo escuche hija, ya sabes que los rumores en este pueblo no paran- afirmo la anciana haciendo un ademán – supongo que estas bastante afligida. – añadió mirando inquisidoramente a la chica, quien hizo como si fuese a responder, pero madelva la interrumpió- se que estas mas tranquila sin Marvolo y Morfin acosándote, pero se que lo sientes…, sin embargo me temo que no es ese el motivo principal de tu visita.
Merope se removió en su asiento dubitativamente -Recuerda Merope, que aunque tu padre no crea en el arte de la adivinación, no quiere decir que no exista, pero desde hace meses sabia que vendrías con cierto propósito

Merope no pudo evitar sorprenderse un poco, ella quería acudir a su tía para que le ayudase a fabricar una poción de amor, y la verdad tanto había escuchado a su padre mofarse de la adivinación que realmente ella creía que no era tan de fiar, pero ahí estaba Madelva, su prima tercera, a la cual llamaba Tía por respeto y por la avanzada edad de la mujer, dando atisbos de saber las intenciones ocultas detrás de su visita, no es que no le fuera a decir mas o menos de que iba la cosa, pero tampoco esperaba que su Tia estuviese enterada de todos los detalles.
anaradaelli
Mensajes: 4
Registrado: 08 Sep 2011 02:50

Mensajepor anaradaelli » 08 Sep 2011 02:55

.- No es para nada malo – se apresuro a decir la chica mirando a su tia
-
No estoy diciendo que sea malo Merope- repuso la ansiana- pero no te conviene

- ¿pero de que habla tia? – inquirio la muchacha –si acaso estamos hablando de lo mismo, es imposible que el no sea bueno para mi

- Estamos hablando de lo mismo

- Pues, no veo la razón para que diga que no me conviene, yo – yo – Merope hablaba temblorosamente – se que el no es del agrado de mucha gente, y se le acusa de ser snob, y grosero

- No es por eso hija, lo e visto, e visto que si llegases a unirte a ese muchacho la desgracia cernirá sobre ti.- sentencio la ansiana
- ¿pero de q me sirve ser Bruja si no puedo obtener lo que deseo con todo el corazón? – exclamo Merope suplicantemente

- Merope, la magia es compleja, y ese muchacho no te amara jamás, porque lo que pretendes no producirá en el amor, y el atar a una persona a ti por medio de la magia, haciendo que actué en contra de su voluntad natural puede traerte muchos problemas y desgracias

- No veo en que me podría afectar – refuta timidamente la muchacha -. Yo, yo seria la mujer mas feliz, lo amo, lo amo desde que le vi, yo nunca e deseado nada Tía, nunca, pero ahora que estoy sola, ahora..- a la muchacha se le quebró la voz. - que no esta ni Morfin ni mi padre es la única oportunidad de ser feliz, sino hago algo ahora se casara, y moriré. No seria capaz de hacerlo estando casado y su mujer embarazada

- ¿y crees que no le causarías daño a su prometida arrebatándoselo ahora? – Pregunto Madelva mirándola fijamente, la muchacha parecía a punto de llorar, y removía sus manos evitando la mirada de Madelva, parecía trastornada-

- No lo entiendes – murmuro la chica- es, es amor, es amor verdadero

- Pero el no lo siente por ti, el destino es muchas veces ineludible Merope, pero yo veo claramente dos caminos, y puedes elegir, no cambies el destino de unos jóvenes que prometen ser felices, por tu propia felicidad.

- Lo podría hacer muy feliz – argumento merope como si no escuchase lo que su tía le decía- yo se que con el tiempo el podría llegar a amarme

- Merope. Te quiero ayudar no quiero que sobre ti caía esta maldición que tu misma te estas buscando – dijo madelva levantándose de su silla y tomando a su sobrina de los brazos un poco fuerte como si esperace a que reaccionara- como desearia no haber visto lo que vi Merope- siguió la anciana mirándola- si no te ayudo a escoger el camino correcto, aunque al final escojas el camino indebido, estate maldita también por saberlo y no haber intentado que desistieras

- Pero que es l oque haz visto ¿? – pregunto la muchacha, pero la anciana negó vigorosamente

- No e de decírtelo, solo debo tratar de guiarte por el camino correcto, al menos antes de intentar conquistarlo por medio de un hechizo intentemos otra cosa, otra cosa en la que si te ayudare, pero no será hoy.- Merope no pudo evitar sonreír, ya la anciana la había soltado – ve a casa Merope y vuelve en tres días, consultare…

- Que consultaras tía? Pregunto la muchacha poniéndose de pie pero la anciana estaba de espaldas y le hizo un ademán para que se marchara, así que Merope tomo su capa, se la coloco y cuando estuvo apunto de salir se volvió y le dijo;

- Realmente si no lo tengo a mi lado Morire…- y cerro la puerta tras de si la anciana se quedo dos segundos en silencio y murmuro

- De cualquier forma morirás- una lagrima de Madelva cayo al suelo – lo tengas o no…
Avatar de Usuario
Salvegar
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 15521
Registrado: 11 Jun 2006 23:31
Ubicación: Ciudadela Flotante
Contactar:

Mensajepor Salvegar » 13 Sep 2011 01:00

[center]* ¡¡Leído!! *

:supergrin: :supergrin: :supergrin: :supergrin: :supergrin: [/center]
Shady
Mensajes: 1
Registrado: 16 Feb 2012 16:37
Contactar:

Mensajepor Shady » 16 Feb 2012 16:39

Es muy buena!!

Volver a “Tomo 5: La Orden del Fénix”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados