Be my Baby (James & Lily)

[i:] Lee fan ficcions de todo tipo entre otros los de amor para las mentes más sensibles o slash. [/i:]
AnnKora
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 1087
Registrado: 07 Sep 2006 14:01
Ubicación: Donde el sol se pone

Be my Baby (James & Lily)

Mensajepor AnnKora » 09 Dic 2009 15:37

James perdió una apuesta y ahora esta en una sala desconocida con Lily. ¿Que enredo se esconde detrás?
Curiosidad... Tentación... Atracción...
No siempre sale todo bien.
Imagen


Pasate por mis fics:

Trece Minutos... (Harry & Ginny http://hpwbespanol.foros.ws/post.php?p=1305970#1305970

Conect@ (Hermione tiene un amor un tanto Extaño. ¿Conoces a VERSUS?)
http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=376529#376529

El Ricón de Versus http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=546580#546580

Inconsciente (Para amantes de Draco & Hermione)
http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=418282#418282

Be my Babyhttp://hpwbespanol.foros.ws/post.php?p=1307337#1307337


Fic Terminado!!!
Sentimientos de un Corazón Oscuro (Lily no tendría que haber muerto ¿quieres saber por que?)
http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?t=968&postdays=0&postorder=asc&&start=0
Kayra Black
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 16046
Registrado: 11 Jun 2006 20:17
Ubicación: Hogwarts, Sala Común Gryffindor

Mensajepor Kayra Black » 15 Dic 2009 11:07

quiero!!! :alien:
[center]Imagen[/center]

[hide= El Heraldo Mágico][center]El Heraldo Mágico
Noticias, reportajes, entrevistas, documentales ...
Todo lo que necesitas saber sobre el mundo Mágico

Imagen[/center][/hide]
[hide= Regalo de Dani ♥]Imagen[/hide]
[hide= Poema by Nix][center]Embargada por sentimientos y sensaciones que no son mias.
Por una ansiedad que no deja dormir.
Yazco con los ojos abiertos observando a la luna viajar por el cielo.
Con un llanto indómito corriendo por mis mejillas,
muriendo en mi garganta.
Presa de pensamientos atormentados doy vueltas en mi cama
mientras me pregunto:
¿He olvidado cómo se ama?
By: Nix
[/center][/hide]
AnnKora
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 1087
Registrado: 07 Sep 2006 14:01
Ubicación: Donde el sol se pone

Mensajepor AnnKora » 15 Dic 2009 14:52

Toda tuya Kayra!
Besos
Imagen





Pasate por mis fics:



Trece Minutos... (Harry & Ginny http://hpwbespanol.foros.ws/post.php?p=1305970#1305970



Conect@ (Hermione tiene un amor un tanto Extaño. ¿Conoces a VERSUS?)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=376529#376529



El Ricón de Versus http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=546580#546580



Inconsciente (Para amantes de Draco & Hermione)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=418282#418282



Be my Babyhttp://hpwbespanol.foros.ws/post.php?p=1307337#1307337





Fic Terminado!!!

Sentimientos de un Corazón Oscuro (Lily no tendría que haber muerto ¿quieres saber por que?)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?t=968&postdays=0&postorder=asc&&start=0
AnnKora
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 1087
Registrado: 07 Sep 2006 14:01
Ubicación: Donde el sol se pone

Mensajepor AnnKora » 15 Dic 2009 14:58

1.-Curiosidad – Tentación - Atracción
-------------------------------------------------------------------

-Aun no se que hago aquí, Evans...- contestó con fingido desinterés, mientras su mano derecha se paseaba por su, ya de por sí desordenado cabello negro. Aquella tarde hubiera sido estupenda para ir a volar o hacer rabiar a Quejicus o... se le ocurrían miles de ideas a llevar a cabo, en vez de estar en aquella sala.

- Estás aquí, Potter, por que perdiste la apuesta. Y como buen León que eres, tienes que cumplir. ¿O ahora resultará que tienes menos palabra que cualquier serpiente?- contestó ella con impaciencia. Sabía que con ese último comentario lo haría reaccionar. Y por la forma en que el prefecto bufó y se cruzó de brazos, sabía que había acertado. Se movió hasta el centro de la sala, entristecida, y dejó casi bruscamente en el suelo la bolsa de deporte. –Ya ni siquiera me llama pelirroja... 2 meses. Ya hace dos meses que hemos iniciado el curso y ni un solo intento. Cuando lleva tres años amargándome la existencia, insistiendo cada día y varias veces, para que salga con él. Ahora solo me llama Evans y si se me acerca, es estrictamente por algo relacionado con las rondas o con Remus. ¿Y si tiene razón Sev...? ¿Y si, después de tanto insistir, se ha cansado? ¿Y si solo quería jugar y se ha cansado de mí? Por que dudo que haya madurado por que lo hayan nombrado prefecto...-

La vio moverse por la sala con confianza. Estaba claro que no era la primera vez que estaba allí. ¿Y él... que demonios hacía él allí? Por culpa de una estúpida apuesta, su determinación pendía de un hilo. ¡Maldito el día en el que se dejó arrastrar por Canuto y con ello, contestar al desafío de la pelirroja!
Él se había jurado... se había prometido a si mismo que ya no insistiría más. Aquel ángel (o demonio, según la situación) de cabellos rojos y ojos de esmeralda ya lo había hecho sufrir suficiente. Por más que él se había esforzado... Por más que él le había intentado demostrar... el resultado siempre era el mismo: NEGACION. Nain. No. Cero. Calabazas. Y un largo etc... que le habían dejado muy claro que, antes sarna supuradora peluda, que salir con él.
Y su corazón ya no podía más...
No había habido forma de hacerle entender a la tozuda prefecta que ella no era una más... Que debajo de aquel Merodeador juerguista y travieso, se escondía un tímido hombre enamorado. Que todas las burradas que cometía, sus comentarios, las bromas, sus encerronas... Todo era para llamar su atención. Para ver sus ojos verdes brillar al mirarlo y hacerla enfadar, con aquella pasión que solo ella poseía y lo cautivaba. Que las poses de falsa seguridad y seductor nato solo escondían el miedo a su rechazo. A perderla.
Pero que más daba ya...

- ... Potter... Potter... ¡POTTER!!- gritó rábica plantada delante de él, mientras sacudía su pequeña mano a pocos centímetros del capitán de Gryffindor.

-... Ummmm...- fue el susurro-contestación que ella obtuvo. El dulce aroma a jazmín y limón, característico en la pelirroja, había envuelto el olfato de James. Le llevó unos segundos enfocar sus ojos avellanas en la exasperada premio anual. ¿Cómo no adorarla? Lily lo estaba mirando o más bien dicho, fulminando con el verde de sus orbes, bailando entre lo divertido y lo enfadado. Sus labios carnosos y rojizos, los tenía curvados en una semi sonrisa. Su cabello, mal recogido por una especie de palo. Sus pequeñas manos se aguantaban con impaciencia y regañina sobre las caderas. Eso, y el pie derecho picando sobre el suelo, le hicieron parar más atención. No sabía que es lo que Lilian le tenía preparado para saldar su apuesta, pero estaba seguro de que no quería enfadarla. No supo por que. –Yo...esto... Yo no ...- Contempló como una de sus finas cejas pelirrojas se arqueada pronunciadamente, dándole a entender una burla divertida por haberlo pillado distraído.

- No digas nada. Ni siquiera me escuchabas... ¿Verdad?- sus brazos se volvieron a cruzar sobre su pecho, marcando más sus atributos. James no puedo dejar de seguir ese gesto. – No se por que pierdo más el tiempo...- y se alejó de él murmurando, hacia el centro de la sala. Siguió dándole la espalda mientras se agachaba a la bolsa de deporte y extraía varias cosas, dejándolas con sumo cuidado en el suelo. - ¡Muévete Potter! Quizás tú no valores tu tiempo, pero yo sí el mío. Y no pienso pasarme aquí toda la tarde del sábado viéndote la cara de bobo- refunfuñó sin mirarlo, mientras se incorporaba y se quitaba el jersey
ancho y de manga larga que llevaba. Prueba de su enfado fue la forma en que dejó el jersey dentro de la bolsa.

¡Lo hacía a posta! Estaba seguro. Era una mujer vil y cruel, ya no tenía ninguna duda. Una loba con piel de corderito. Un demonio (por que ya oficial) que lo torturaba al encerrarlo en una habitación desconocida y sin salida, sabiendo de sus sentimientos hacia ella (por no decir de sus hormonas) y que él era un hombre de carne y hueso. ¡Merlín! Con semejante estimulo visual ¿cómo apartar sus ojos de la piel revelada? Empezaba a entrar en calor y a notar como las pulsaciones se le aceleraban ¡Merlín!. Las palmas de sus manos se humedecieron, cuando ella se dio la vuelta y lo encaró. ¡Y benditos (o malditos) muggles por la ropa de deporte! Sus pupilas se dilataron al recorrerla por completo. Al sacarse el amplio jersey anaranjado (varias tallas más grade de lo que ella necesitaba) se reveló un cuerpo grácil y lleno de curvas. Enfundada en unos pantalones para baile, negros ajustados, con una ligera campana al final y un top del mismo color, el prefecto pudo comprobar por fin el cuerpo de su querida pelirroja. Porque por imaginar, había imaginado mucho, pero Lilian Evans no era conocida precisamente por ser... como decirlo... “ligera??? a la hora de vestir. No había acortado su falda del uniforme como la mayoría de las chicas del colegio. Las blusas siempre las llevaba perfectamente abrochadas, con la corbata bien anudada y la capa encima (y el jersey-chaleco reglamentario en invierno). Y cuando vestía de diario, era discreta y no reveladora.
Pero ahora... ¡Merlín otra vez! Ya no tendría que imaginar mucho. ¡Ayuda!

- ¡Potter!- exclamó rebasando el límite de su paciencia - ¿Serás capaz de coordinar tus pies y venir hasta aquí o será que voy a tener que arrastrarte?- Sus labios curvaron una sonrisa cuando se fijó en él. – ¡Menos mal! Parece que por lo menos reacciona. No se si esto va a salir bien...No le tendría que haber hecho caso a esa cabecita loca, no me siento cómoda vestida así con él. Pero solo míralo... Parece que hubiese visto una aparición. Sí, si que merece la pena - Rió mentalmente al ver como los ojos del gran seductor James Potter se dilataban al repasarla de arriba a bajo.
Con boca ligeramente abierta incluida.
No era tonta y sabía que el estado medio catatónico del merodeador era culpa de ella. Ella no solía mostrar mucha carne y el uniforme cubría lo bastante bien para que no supieran de ella (físicamente) más que lo necesario. Nunca había creído en el valor de una persona solo por el exterior (todo lo contario a Petunia) ni le había dado importancia a mostrar o no para ser más popular en el colegio, le bastaba con ser ella misma y que la gente se acercara a ella por su forma de ser, no la de su cuerpo. Pero sabía que tenía un cuerpo bonito. Desde que había dejado de ser una niña y cada verano, al quitar las capas de ropa, las miradas masculinas (y alguna femenina) lo confirmaban. No podía quejarse. Era alta, aunque sin exagerar. Su estructura era delgada pero curvea, como la de su madre. Su cabello rojo y sus ojos verdes, contrastaban fuertemente con la piel suave y porcelánica, también con los labios carnosos y rojizos que poseía.
Además, había heredado los pechos de su abuela... grandes, redondos y firmes. Aunque estos le habían dado más de un problema y por eso los “escondía??? (aunque no lo reconociera la tenían algo acomplejada) siempre que podía.
Era normal que Potter la mirara medio ido (y casi babeando). El conjunto que llevaba era cómodo para bailar... como una segunda piel. Pero el prefecto nunca había tenido tantas pistas como para saber como era en realidad su cuerpo.

Tenía que reaccionar. ¡Vamos! El era James Charlus Potter. Un Merodeador. Había tenido a sus pies las mujeres que había querido. Junto a Sirirus y Remus (aunque este último de forma más serena, sensata y con tacto) habían roto más corazones juntos, que el resto de la población masculina de Hogwarts. Aquella situación no podía dominarla la pelirroja o sería su fin. Le daría baza para burlarse de él y dominarlo. Y eso no lo podía permitirlo... Aunque solo fuera por orgullo, no daría paso a sus hormonas. ¡Como que era Cornamenta!.

- Vaya, vaya Evans... nadie diría que debajo de las capas de ropa se escondía semejante cuerpo...- sonrió mientras se acercaba a ella. Se plantó enfrente de la pelirroja, lo suficiente como para invadir parte de su espacio vital, pero sin tocarla (lo suficientemente lejos para no ser tentado a saltar encima de ella y romper su determinación).

- Bueno Potter, es que este cuerpo es para privilegiados...- mientras se señalaba con picardía – Y tú...- acortó la distancia de forma sigilosa, moviendose como si de una felina se tratara, y le golpeo suavemente el pecho con su dedo índice - ... no eres uno de ellos. Por lo menos no hasta ahora...- y añadió antes de que él replicara –... y solo por estricta necesidad –

Así que a la gatita le gustaba jugar. Nunca lo hubiera pensado de ella. Siempre tan correcta y modosita. Y sin embargo lo estaba sorprendiendo con sus salidas y respuestas. Aunque era lo habitual. Ella siempre lo sorprendía. Siempre tenía respuestas y salidas para sus comentarios, en la forma en que rompía las normas cuando era necesario, como cuando robaba material de la oficina de Slughorn para mejorar la poción matalobos para Lunático.
Pues bien, a él también le gustaba jugar. Y a pesar de haberse prometido no caer... no podía resistirse a la enigmática tentación que la pelirroja de sus sueños le tendía. Por lo que con parsimonia apartó de su pecho el dedo acusador y sonrió con autosuficiencia. Bajo la atenta mirada esmeralda, se dio la vuelta y comenzó a “inspeccionar??? la sala. Tras unos breves segundos de recorrido en silencio, comento: -Y bien, Evans ¿Qué es lo que quieres que haga? ¿O resultará que mi pago por perder la apuesta es ver como te vas quitando la ropa...?- añadió con un tilde seductor, mientras se giraba y la miraba lentamente de arriba a bajo con una sonrisa amplia.

-Se que eso es lo que desearías, Potter. Pero no caerá esa breva- - Hoy no- sonrió ella de la misma forma. Se volvió hacia la bolsa de deporte y se agachó para cerrarla, mientras intentaba controlar su respiración y así enmascarar los nervios que sentía. Se puso de pie, preguntándose desde cuando se ponía tan nerviosa ante la presencia de él. No era la primera vez que estaban a solas o en situación comprometida. Potter le había hecho pasar las mil y una comprometidas.
Por ejemplo, aun podía recordar al inicio del quinto curso cuando la había acorralado en un pasillo durante su primera rondas nocturna como prefecta y le había susurrado al oído, pegando su cuerpo al de ella, que le encantaba sus ojos y la forma distraída en la que se mordía los labios cuando se concentraba en pociones.
Aún se puso más nerviosa con el recuerdo y la secuencia de acabar de quitarse la ropa, en aquel momento, para el capitán de los leones.

- Entonces, Evans... ¿que propones? – tan solo fue un susurro ronco.

¿Cuándo se había puesto detrás de ella? Ni siquiera se había dado cuenta. No la estaba tocando y sin embargo se sentía completamente envuelta por él. Cerró los ojos y respiró hondo, antes de girarse y encararse. Su propio juego (o castigo) se le estaba volviendo. Si seguía así, perdería el control y aun no estaba segura de las intenciones del capitán – No quiero ser una más. Pero tampoco quiero perderlo...-

- Podrías empezar por quitarte la capa...- susurró de la misma forma. Se deleito al ver como las orbes avellana se oscurecían, cuando su mano se acarició el nudo de la capa -No seas impaciente Potter. ¿Acaso no te gustan las sorpresas?-

[/u]
Imagen





Pasate por mis fics:



Trece Minutos... (Harry & Ginny http://hpwbespanol.foros.ws/post.php?p=1305970#1305970



Conect@ (Hermione tiene un amor un tanto Extaño. ¿Conoces a VERSUS?)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=376529#376529



El Ricón de Versus http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=546580#546580



Inconsciente (Para amantes de Draco & Hermione)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=418282#418282



Be my Babyhttp://hpwbespanol.foros.ws/post.php?p=1307337#1307337





Fic Terminado!!!

Sentimientos de un Corazón Oscuro (Lily no tendría que haber muerto ¿quieres saber por que?)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?t=968&postdays=0&postorder=asc&&start=0
AnnKora
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 1087
Registrado: 07 Sep 2006 14:01
Ubicación: Donde el sol se pone

Mensajepor AnnKora » 21 Dic 2009 14:57

Aqui os dejo el segundo capitulo...
Imagen





Pasate por mis fics:



Trece Minutos... (Harry & Ginny http://hpwbespanol.foros.ws/post.php?p=1305970#1305970



Conect@ (Hermione tiene un amor un tanto Extaño. ¿Conoces a VERSUS?)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=376529#376529



El Ricón de Versus http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=546580#546580



Inconsciente (Para amantes de Draco & Hermione)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=418282#418282



Be my Babyhttp://hpwbespanol.foros.ws/post.php?p=1307337#1307337





Fic Terminado!!!

Sentimientos de un Corazón Oscuro (Lily no tendría que haber muerto ¿quieres saber por que?)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?t=968&postdays=0&postorder=asc&&start=0
AnnKora
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 1087
Registrado: 07 Sep 2006 14:01
Ubicación: Donde el sol se pone

Mensajepor AnnKora » 21 Dic 2009 15:04

2.- Juego - Ansiedad- Inicio del Deseo


--------------------------------------------------------------------------------

- Entonces, Evans... ¿que propones? - tan solo fue un susurro ronco.

¿Cuándo se había puesto detrás de ella? Ni siquiera se había dado cuenta. No la estaba tocando y sin embargo se sentía completamente envuelta por él. Cerró los ojos y respiró hondo, antes de girarse y encararse. Su propio juego (o castigo) se le estaba volviendo. Si seguía así, perdería el control y aun no estaba segura de las intenciones del capitán - No quiero ser una más. Pero tampoco quiero perderlo...-

- Podrías empezar por quitarte la capa...- susurró de la misma forma. Se deleito al ver como las orbes avellana se oscurecían, cuando su mano se acarició el nudo de la capa -No seas impaciente Potter. ¿Acaso no te gustan las sorpresas?



--------------------------------------------------------------------------------

Dejó que la dueña de sus sueños le desatara el cordel que sujetaba su capa, con una tortuosa lentitud. Sintió como los nudillos de la pelirroja provocaban un placentero cosquilleo por debajo de su barbilla y tuvo que ahogar un gemido de satisfacción por aquel gesto. A penas se dio cuenta del sonido que hizo la prenda al caer al suelo, por que sus orbes avellana se debatían en el mar verde que le ofrecía la premio anual, sin querer ceder en aquella lucha por el control. Por Merlín, que de buen grado se quitaría también el fino jersey del equipo, por que estaba ardiendo. ¿Tendría fiebre?

No, estaba seguro que nada tenía que ver con la fiebre, el calor que empezaba a recorrerle el cuerpo entero.

Juguetonamente, tironeó de la corbata de él sin dejar de mirarlo, arrastrándolo hasta el centro de la estancia. ¿De donde había salido la inspiración descarada de sus actos? ¡Ni ella misma lo sabía! Nunca había sido tan atrevida. Siempre tan correcta y racional. Pero por aquella vez... Decidió hacer caso a Alice y dejarse llevar por su instinto. Y su libido le estaba haciendo mostrar su lado más sexy y pícaro, que por regla general se mantenía a la sombra en su forma de ser. Y por Merlín y todos los dioses de la comedia griega, que ella quería jugar a aquel juego con Potter y dejarse llevar... Quizás se arrepentiría más tarde o quizás no, ya no importaba. Deseaba que el tiempo se detuviera allí mismo para perderse por siempre en la mirada de café, que se oscurecía por momentos, con la que el Capitán de los leones la deleitaba. Quería verlo morir y renacer por ella... en ella. Volverlo loco y arrastrase con él al torbellino de sensaciones que aquel momento se prometían. No quería ser una más... quería ser La Única que acariciara esos indómitos cabellos negros. No negarse nunca a las caricias de las grandes y finas manos que James poseía y hacían promesa de lánguidas y placenteras caricias. Deseaba ser la única dueña de aquellos labios gruesos y bien dibujados, mordérselos, agasajarlos con los suyos propios. Quería entregarse a él y que fuera recíproco. Fundirse en una danza antigua y carnal... Ahora y por siempre.

Tragó grueso cuando la pelirroja sonrió gatunamente y le tomó por el desarreglado corbatín, tironeando de él. Como un corderito que va al degüello, se dejó conducir hasta el centro de la estancia, esperando el siguiente paso de la pelirroja. No sabía realmente a que estaban jugando pero... le encantaba! Se encontraba en un estado de anhelo y desconcierto, que lo llenaba de ansia por no saber que es lo que le tenía preparado aquel demonio de mujer.

De buen grado, la hubiera tomado en sus brazos, reteniéndola muy pegada a él, como una segunda piel. Dejaría que sus manos la marcarán con la invisibilidad de los sentimientos y se bebería su alma a través de su boca. Besaría y mordería lentamente aquella preciosa boca, que lo tentaba incansablemente; hasta que ella perdiera el conocimiento. Descendería con tranquilidad perezosa, por la curvatura de su cuello hasta el nacimiento de sus senos, aquellos maravillosos pechos donde estaría encantado de perderse. Acariciarlos. Mesarlos con suavidad entre sus manos. Besarlos... Y se dejaba de llamar James Potter si no la tomaba allí mismo y le hacía rozar el cielo, con las manos y ver las estrellas a base de besos.

Un movimiento y la pronunciación de su nombre lo hicieron volver de su ensoñación. Se quedó clavado en el suelo, con las manos sudando y el estómago contraído. Ella se había acercado lo suficiente al lóbulo de su oreja derecha, como para que los pelillos de la nuca se erizasen con el susurro...

- Ahora James, vamos a comprobar lo bueno que eres...- su voz fue un susurro sugerente, quedándose a muy pocos centímetros del cuerpo del merodeador. Dejó resbalar el corbatín entre sus dedo, jugueteando con él. Sus ojos esmeralda lo hipnotizaron... Pasaron a brillar con una tonalidad de verde hoja que James jamás había visto. Ni cuando se enfadaba le brillaban con ese fulgor.

La sensualidad del momento se movió entre ellos como una suave bruma.

-¿ Co... como?- la mente de James se quedó en blanco. - ¿Qué es lo que quiere decir...? ¿En que le tengo que demostrar lo bueno que soy? Espera, ¿no se referirá a...?- Sus ojos se agrandaron, buscando la respuesta en las orbes de su compañera. Después de tanto tiempo, de tanto soñarlo... ¿Ella quería que le demostrara cuanto la amaba sin palabras? De una forma carnal... Y casi se sorprendió al darse cuenta que su cuerpo reaccionaba ya a ese “estimulo??? ¡Merlín!

- Tsik tsik tsik- movió la pelirroja su dedo índice de forma como si negara algo - Mira que eres mal pensado... ¿Siempre pensando en lo mismo? -le pellizcó juguetonamente la barbilla y se alejó de él con una sonrisa traviesa - ¡Hombres!- se encogió de hombros - No me refiero a tus artes en la cama, Potter- sonrió para sí al ver el azoramiento del prefecto ante su actuación.

En sí, a aquellas alturas estaba deseando comprobar si James Potter era tan bueno en la cama como decían sus compañeras de cuarto... Quería saberlo allí mismo, sobre el suelo, casi de forma imperativa. Pero primero quería un poquito de venganza. Quería su premio.

Y si también era tan bueno en lo que le iba a proponer, la tarde se mostraría... excitante. Muy excitante.

Recompuso su postura de falsa seguridad, llevándose las manos a los bolsillos, con una sonrisa pícara en aquellos dibujados labios. De nada valía negar lo que él había pensado, era evidente. Y por Merlín y sus calzones a rayas que aquella pelirroja lo iba a volver completamente loco con aquel juego. Corrección, ya lo estaba. Para más concretar, se había vuelto loco por ella al inicio del 3er curso. A pesar de que no la había empezado a acosar hasta finales de aquel mismo año, fue en la vuelta de las vacaciones al coger el expreso a Hogwarts donde se dio cuenta que aquella preciosa estrella sería capaz de hacer con él lo que quisiera y de buena gana. Lo supo cuando lo llamó Potter y pasó por su lado (sin pena ni gloria) para obsequiar con un tierno beso a la mejilla de Lunático seguido de una amplia sonrisa que podría iluminar como faro en un día de niebla. Su estómago se contrajo de algo que mas tarde ubicaría como Celos.

La siguió con la mirada, sin perder detalle. ¿Desde cuando ella actuaba de aquella manera? No es que se quejara... Aquella Lily, provocadora y juguetona le encantaba. Pero aquella forma de comportarse era extraña y lo desubicaba. Además ¿qué se suponía que tenía que hacer? Por que él había ido a saldar una deuda y dudaba que Evans se refiriera a jugara a quidditch con él en aquella sala (otra de las cosas que mejor se le daba) - ¿Transformaciones? -Nah, para eso lo habría llevado a la biblioteca. Entonces... ¿a que se estaba refiriendo y por que tanto secretismo?

- Entonces Evans, ¿Qué es lo que quieres de mí? - -Por que soy capaz de dártelo todo preciosa. Y si sigues jugando así... no respondo de lo que te pueda hacer- Por que soy muy buen en muchas cosas. Si quieres, te las demuestro...- ensanchó su sonrisa de forma seductora, mientras una de sus manos abandonaba el bolsillo y desordenaba más el cabello negro, llevándolo hacia atrás. Sus ojos avellana brillaron con más intensidad, clavándose en la premio anual como si quisieran atravesarla.

Lily notó como el estomago se le contraía por la ansia y el deseo. Si no iba con cuidado, se le iría de las manos y aceptaría. Pero es que era tan tentador entrar en aquel juego...

En el colegio no tenía fama de facilona, aunque no era tan inocente... Había tenido sus “relaciones o roces??? con el sexo opuesto. Seguía siendo virgen, por que en aquel punto aun era “chapada a la antigua??? como decía la loca de Eleha (Una Huff con muy pocos pelos en la lengua y bastante descarada). Pero aquel verano loco, había descubierto muchas cosas a manos de un amigo francés que le había mostrado parte del paraíso carnal. Un paraíso que deseaba descubrir y ampliar enteramente con el merodeador -Calma, calma. Concéntrate! Primero tienes que hacer que pague por la apuesta. Luego... Quizás que le muestre lo que he aprendido este verano y aprenda más de él. Puestos a apostar, apostaremos el Todo por el Todo- sonrió envalentonándose. Tenía que creer que iría bien, para que así fuera. Además, ahora era ella quien dominaba el juego. Lo tenía justo como quería y ya era muy tarde para echarse atrás. Hora de subir al segundo “paso???.

- Tentador, pero no Potter. Lo que quiero de ti...- se volvió a acercar a él y, tanto su voz como su actitud, cambiaron drásticamente al poner en activo la segunda fase del “castigo??? - ... es que me ayudes con una tarea-

-Comorrrrr??-
Aquello descolocó al prefecto. De hecho, el comentario y la forma en que lo había dicho, tuvo el mismo efecto en él como si le hubieran tirado un balde de agua fría en pleno mes de enero. Intentó buscar el doble sentido a aquella frase, por que no pegaba para nada con la conversación que hasta ahora habían tenido, pero no le cuadraba ni por lástima. -¿Me habré estado imaginando yo toda la conversación? ¿Tan obsesionado estoy con ella que hasta sueño despierto e imagino cosas?- Le dieron ganas de pellizcarse a ver si aquello era como uno de esos sueños que se convierten en pesadilla... O ya puestos, agarrarla por los hombros y zarandearla ¿A que jugaba? ¿No sabía que era muy peligroso tentar así a un chico, para luego dejarlo “compuesto y sin premio???? Por que lo que era él, estaba a punto de caramelo...

-Verás, James. No creo que sea tan difícil de comprender pero dado a tu nivel intelectual, iré despacito y si quieres hasta te lo ilustro. Necesito que me ayudes, por que dentro de dos fines de semana me presento a un concurso de baile y necesito practicar - le empezó a explicar con calma la prefecta, aguantándose las ganas de reír por ver la cara de interrogante de su compañero - Como mi pareja es muggle, no puedo practicar con él- le hablaba como si de un niño chico se tratara -Remus me dijo que se te daba bien el baile, así que he pensado que tu castigo será ayudarme a...-

- Espera ¿has dicho concurso de baile con un muggle? ¿Quién es? Por que si piensas que te voy a ayudar sustituyendo a según quien...- su vena celosa empezó a bombear sangre estrepitosamente por las venas. El cambio fue tan drástico que fue imposible de camuflar. La tomó por el brazo y casi exigió la respuesta. Estaba claro que su determinación se había ido por una tubería. Pero es que... no lo podía remediar. Ni siquiera llevando dos meses intentando alejarse de ella, era capaz de sostener su vena celosa. Y mucho menos cuando sus sentidos estaban... alterados.

Lily lo miró, entre enfadada por su comportamiento y enternecida por su reacción. Si aun no estaba segura de lo que él sentía, la clara reacción celosa ante la mención de "la pareja muggle", había dejado claro la inclinación de James. Sonrió y posicionó una mano sobre la del prefecto. Tomó aire antes de contestarle, lo apretaría solo un poquito más.

-Es un concurso al que me presento todos los años, Potter. Quien es mi pareja, da igual- lo miró largamente y esperaba por Morgana que su voz hubiera sonado lo más impersonal que ella quería. Con delicadeza, apartó la mano de James sin dejar de notar lo varoniles y suaves que eran. –Respira hondo. 1, 2, 3. 1, 2, 3.-

- No te dará igual a ti, Evans- sus ojos se entrecerraron, acompañando su voz ligeramente más grave. La mano que la había agarrado le cosquilleaba. Cruzó sus brazos sobre el amplio pecho, con la actitud de un niño con pataleta.

- Lo importante es...- continuó ignorando el tono de su compañero - ... que necesito practicar para no quedar en ridículo y esta será tu forma de pagar tu deuda. ¿O será que Remus me mintió al decir que bailas bien y me podías ayudar? Será que un simple muggle será más bueno bailando que James Charlus Potter...- lo picó adrede. Sabía que James no dejaría un reto y mucho menos que Remus quedara por mentiroso. Sirius y Remus eran sus hermanos y los defendía a capa y espada.

James sonrió peligrosamente. - ¿Con que esas tenemos, pelirroja?- No iba a dejarse pisotear. Si tenía que demostrar a Evans que él era un buen bailarín, se lo demostraría. Iba a dejar a aquel muggle a la altura del betún. –Esta preciosidad no sabe donde se ha metido... Voy a hacerle sentir cosas que ni imaginaría, por medio de la música- Se acercó hacia ella y su orgullo creció al ver que ella retrocedía levemente. –Bien. Va siendo hora de que sea yo quien tome el mando en este juego...- -Si ese va ser mi pago... empecemos Evans. Pero te aseguro que, después de bailar conmigo, no vas a querer otra pareja. Y después de hoy, no volveré a bailar contigo, Evans- tomó una postura distante hacia ella. Era el momento de que él se lo hiciera pasar mal, de que la tortilla diera la vuelta y tomara el mando.

No pudo evitar retroceder ante aquella peligrosa sonrisa. Los ojos del chico seguían brillando oscuros. Una pequeña alarma de “peligro??? se encendió en su atribulado cerebro. Acababa de azuzar a la serpiente con un palito, bueno. O mejor dicho y dadas las circunstancias, “tirar de la cola al león???. Sabía que picar a James no era aconsejable, pues el merodeador era imprevisible y nunca lo había tratado tan...como decirlo, estrechamente. No había jugando nunca con él en aquellas ligas. Su relación siempre se había basado en que él hacía travesuras con sus amigos... ella lo reprendía. Él estaba pendiente de Lunático...ella prepara las pociones y le llevaba los apuntes. Él la invitaba a salir...ella lo rechazaba. Él se le insinuaba descaradamente delante de medio colegio...ella lo invitaba a irse al cuerno ???amablemente??? con el otro medio de testigo.

Y sospechaba que lo que a él le encantaba era hacerla rabiar. Como un niño de diez años que trata de ganarse la atención de la niña que le gusta a base de tirarle de las trenzas.

Pues bien, ella no se iba a dejar de las trenzas. O como mínimo, pondría todas las de ganar en aquel juego.

-Por una vez, estamos de acuerdo en algo Potter. Comencemos por el calentamiento-

Empezó a sonar una musica movida de forma ascendente. Esa melodía sería la que usarían para calentar, o al menos eso es lo que tenía programado la pelirroja. Con un movimiento de varita, hizo aparecer en la pared de la derecha un amplio espejo par que pudieran ver sus movimientos.

- ¿Y que tipo de baile tenemos que ensayar, Evans?- dijo mientras se despojaba del jersey que llevaba en los entrenamientos. Sacó la varita del bolsillo trasero del pantalón y con un elegante movimiento, hizo levitar la silla que se encontraba olvidada en el rincón de la sala. Dejó caer descuidadamente el jersey sobre el respaldo de la silla y sin preguntar nada, tomó la bolsa de deporte que ella había traído para dejarla junto al jersey. Con otro elegante movimiento, la capa que yacía olvidada en el suelo, voló a sus manos. Dejó su varita en el bolsillo interior y la dobló dos veces, para dejarla sobre la bolsa de deporte. Sabiendo que ella no perdía detalle, ralentizó casi imperceptiblemente sus movimientos al tomar la silla y alzarla, hasta llevara al rincón.

Para sorpresa y deleite de la premio anual, James llevaba una camiseta negra debajo del jersey del equipo, que se ajustaba perfectamente al atlético cuerpo del Capitán. En apariencia James era alto, ancho de espalda y delgado, casi desgarbado. Estaba claro que no toda la ropa le hacía justicia. Con aquella endemoniada camiseta se le marcaba hasta el último músculo. Le recordó a los nadadores. – ¡Morgana y su capa vieja!- exclamó interiormente mientras se fijaba en los movimientos de él. Eran felinos, precisos y varoniles. Al tomar la bolsa, vio como se tensaban los músculos de su espalda y brazos, y se mordió con fuerza el labio. No pudo apartar los ojos de él, al ver con que delicadeza plegaba la capa y la dejaba en la silla. ¡Y que brazos! Se le secó la garganta cuando él que tomó con soltura la silla y la llevó en alzas al rincón. ¡¡ Poseidón, Zeus y Hades!!

- ¿Evans?- la llamó con sonrisa irónica. Ahora el momento de que él riera por el estado catatónico en el que ella había quedado, admirando su cuerpo. - ¿No querías jugar gatita? Pues esto solo es el principio...- No por nada era considerado (junto con Remus, Sirius y el imbécil de Malfoy) uno de los hombres más sexys del colegio. ¡Si hasta tenía un club de fans! Y aquella tarde, estaba dispuesto a enseñarle muchas cosas a la gatita roja.

Carraspeó para disimular el sonrojo por haber sido pillada mirándolo prácticamente babeando.

- Primero haremos unos estiramientos y luego empezaremos con bailes de salón. ¿Los conoces Potter?-

- Por supuesto, Evans-
se había vuelto a poner a sus espaldas, sorprendiéndola y por que no decirlo, turbándola. No la tocaría, no más de lo imprescindible. A su momento, sería ella la que buscaría el roce con él. - ¿Empezamos por el Vals o vamos directamente a por el Tango...?- susurró desde la espalda a muy poquita distancia de ella. Se tan solo se movía un poquito, el cabello rojo, aquel manto de seda rozaría sobre su pecho. Las manos le hormigueaban por posarse en la marcada cintura.

- Maldición!- sentía como su cuerpo volvía a reaccionar a la cercanía. Para su desgracia su top negro daba más que evidencia de su excitación. Y conociendo lo observador que era James (no por nada era buscador) ponía la mano al fuego (y no se quemaría) a que él se había dado cuenta. –Empezaremos con el Vals. Luego Cha-cha-cha, Tango, ritmos latinos...- estaba tan cerca de ella. Si se movía, reposaría su espalda en el amplio pecho de James. Su cuerpo le pidió a gritos retroceder hasta el abrazo de él. Llegó a sentir el vació que aquellos escasos centímetros de separación. Que James la rodeara con aquellos potentes brazos. Casi podía sentir la respiración de él, pesada, sobre su nuca. Estaba deseando la tortura que sería bailar con él el Tango o los ritmos Latinos...

Movió la mano y la musica subió de volumen. Se apartó de James y se alineó al cristal para empezar el calentamiento y de paso, poner distancia de seguridad entre ellos dos.

Sonrió al ver el resultado de su acercamiento. – Bien pequeña, bien- En silencio, tomó posición al lado de Lily y también empezó a calentar, intentando no mirarla. Fracasó estrepitosamente.

A pesar de que estaban a más de dos metros, Lily seguía sintiendo la presencia de James embriagándola. Se centro en estirar bien su cuerpo y empezar a relajarse. -¡Eso! Sigue y siente la musica. A ver si así me puedo centrar y tranquilizarme. No tiene que darse cuenta de lo que me afecta- Él dejarse llevar por la música, comenzó a relajar su cuerpo. Le encantaba bailar. Era su válvula de escape y, para que negarlo, se le daba bastante bien. Desde bien pequeña había recibido clases de su madre y abuela. Pocos sabían que su abuela era una gran violonchelista y su madre había sido bailarina en el ballet Nacional de Londres. Ella, además de bailar, tocaba el piano y el chelo. Llevaba la música en la sangre.

El centrarse en las notas que sonaban la hicieron casi olvidarse de que no estaba sola, moviéndose con más gracia y garbo de lo que lo hubiera hecho acordándose que estaba acompañada.

James la miró mientras estiraba su cuerpo. Aquel pago iba a ser una tortura. Ver despuntar en el top negro los pezones de Lily lo había trastornado por completo. Había sido incapaz de apartar la mirada de aquellos dos tiernos pináculos y del significado que encerraba que estuvieran inhiestos.

Ahora parecía que estaba más relajada. –Te mueves muy bien pequeña – apreció el capitán, mientras el acababa de estirarse, embobado por los movimientos suaves de Lily. Era grácil y armoniosa. Se notaba bastante que había recibido una buena educación en la danza.

Durante varios minutos, la musica sonó en la sala mientras ambos acababan de preparar sus músculos para poder bailar sin lesionarse. James no pudo apartar la mirada de ella, sintiendo como el orgullo por ella, crecía en el pecho.

La música empezó a bajar gradualmente mientras que de fondo iniciaba in crecendo en un suave Vals.

Entendiendo ambos que ya era hora de iniciar con los bailes de salón, acabaron los últimos movimientos y se miraron. El ambiente seguía cargado de una forma extraña, pero no incomoda. Era más bien intima y personal, en la cual las palabras sobraban. La tensión sexual que había sentido antes seguía latente, pero había mutado en el deseo.

En silencio se acercaron, quedando a dos palmos de distancia. James le tendío caballerosamente la mano y susurró:

- ¿Comenzamos, Lilian? -

Lily sonrió mientras tomaba su mano y se acomodaban en la posición para iniciar el Vals. La había llamado por su nombre y el fuego que leía en los ojos avellana, la llamaba a sentirlo todo aquella tarde.
Imagen





Pasate por mis fics:



Trece Minutos... (Harry & Ginny http://hpwbespanol.foros.ws/post.php?p=1305970#1305970



Conect@ (Hermione tiene un amor un tanto Extaño. ¿Conoces a VERSUS?)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=376529#376529



El Ricón de Versus http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=546580#546580



Inconsciente (Para amantes de Draco & Hermione)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?p=418282#418282



Be my Babyhttp://hpwbespanol.foros.ws/post.php?p=1307337#1307337





Fic Terminado!!!

Sentimientos de un Corazón Oscuro (Lily no tendría que haber muerto ¿quieres saber por que?)

http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?t=968&postdays=0&postorder=asc&&start=0
Sybelle Eleydy Tempus
Slytherin
Slytherin
Mensajes: 57
Registrado: 12 Jun 2006 06:12

Mensajepor Sybelle Eleydy Tempus » 22 Ene 2010 02:50

Orale, k impresionante *-*
me encanta tu ff, voy a estar pendiente de el *-*
Imagen
Yoistel1
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 99
Registrado: 16 Jun 2006 19:24
Ubicación: Mi mundo Howarts,mi casa Gryffindor y mi amor Harry.Q bonito s mi mundo

Mensajepor Yoistel1 » 01 Feb 2010 00:14

Hola!!!!Hacía mil que no me pasaba por este foro!!!!Me encanta tu historia, también me la he leido en el otro foro y me quede con las ganas de que siguieras, asi que SIGUELO PLIS!!!!!!!
Otra cosita, tu sabes que demonios le pasa al otro foro???Sq no m deja entrar y ayer entre perfectamnte!!!!!Me salta a la pagina de inicio xa crear un foro....Q nacires pasa T_T???? :errrr:
Imagen
Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. En ti está el decidir qué hacer con él.

Volver a “Tomo 5: La Orden del Fénix”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados